Hago ramadán si no puedo comerte el culo

Escupo dientes después de morderte... Eres de acero. Quiero escribir en tu cuerpo, por eso trafico con diamantes, sueño soy tu amante. Arrastras drama hacia la nada con tus besos; conozco mi rap y sus límites, lo siento, dependo de la sociedad y sus trámites...
Nunca seremos libres, tampoco aspiré a ello la noche del eclipse de mis manos y tu cuerpo. 
Fuiste mi casa de empeño, dejo el corazón a cambio de salvar mi pellejo.

Como yo, ¿quién te quiso? Levanten la mano. Otro pez en el mar muerto de tu océano, otra vez en el desierto que es mi vida... Conozco la salida, pero no tengo zapatos.

Chica, súbete a mis hombros, que esta noche nos vamos volando.