Cúrate.

Nos pasamos la vida intentando amontonar y deseando lo que sólo el dinero puede comprar. A veces se nos olvida que lo mejor de esta vida... Es gratis. 

Como una puesta de Sol, como aquella melodía que hace perder el control... Como soñar con volar, salir a correr, jugar a juntar frases... Como dormir sobre la hierba, como ver que las estrellas se acercan si las observas, como sentarse a meditar, a respirar.
El arte de quererte y ver la vida moviéndose a tu compás. 

Tumbarte en la playa cuando esa ciudad te aburre, cruzar todas las rayas para ver que ocurre.
Disfrutar de octubre cuando caen las hojas, admirar abril si la lluvia moja.
Tu cara dibujando muecas dulces de sosiego y placidez, un recuerdo veraniego... Agua cuando tienes sed. 
Cada vez que el alma pesa algo le dará energía, como un beso por sorpresa que te alegra el día! Esa armonía sonando a lo lejos que te conquista; esa siesta, ese amor puro a primera vista... 
Si la amistad tiene un precio para ti te compadezco. A quien me quiere y lo demuestra en gestos se lo agradezco.

Y no merezco tanta atención, tan solo me di cuenta que hay cosas que no están en venta y calman la tormenta, que lo importante no merece que se esconda entre las sombras, que lo mejor que hay en la vida no se compra: es gratis.

Como ese apretón de manos que se juntan y dan confianza en el ser humano y lo inundan de esperanza.
La enseñanza del que atiende, repite y aprende. 
Aquel que prende fuego a sus creaciones luego tendrá duende, porque crear es gratis y el que crea, crece. 
Ver como amanece y el mundo despierta, Reír mil veces, sorprenderte y verte con la boca abierta... Es gratis, como sentarte en un parque a mediodía y entablar amistad con alguien que desconocías. 
Mi filosofía es que hay cosas que el dinero nunca paga... Como llegar a una playa si el alma naufraga, el sexo que te embriaga y te sirve de guarida... A veces se nos olvida que lo mejor de esta vida, es gratis. 
Como esa promesa que será cumplida, una respuesta que te dice ''estaré allí enseguida''; como un paseo sin metas ni rumbo fijo, como una silueta que de pronto quita el hipo. 
Un escondrijo que te sirve de refugio si la realidad te indigna. 
Un consejo que te dieron y que hoy es tu consigna. 
Un estigma que se extirpa y te libera...
Como ver que esa persona por fin llega tras la larga espera. 

Es gratis.