Siempre sale el Sol.

Adiós al pánico práctico de habernos encontrado.

Adiós al vértigo de vernos coincidiendo en el espacio.
Adiós, adiós, ya no volvemos a vernos nunca.