Los placeres prohibidos

Libertad no conozco sino la libertad de estar preso en alguien, cuyo nombre no puedo oír sin escalofrío. Alguien por quien me olvido de esta existencia mezquina, por quien el día y la noche son para mí lo que quieran, y mi cuerpo y espíritu flotan en su cuerpo y espíritu, como leños perdidos que el mar anega o levanta, libremente, con la libertad del amor,
la única libertad que me exalta,
la única libertad por que muero.

                                   Luis Cernuda

Vive más y respira menos.

Suelo ser fuerte porque sé cuáles son mis debilidades, no gastaré más mi tiempo en darle vueltas a los problemas, sino en resolverlos. La verdad es que prefiero vivir quemándome a apagarme lentamente, porque creo que el destino es para idiotas, que esperan a que sucedan las cosas, sin ser ellos quienes las hagan suceder. Tambien suelo cometer demasiados errores y todo por culpa del mamon que no le puso instrucciones a mi vida. Intento vivir desde una perspectiva diferente el mundo que todos creen conocer: la vida es corta, rompe las reglas, perdona rápidamente, besa apasionadamente, ama de verdad, ríe sin control y nunca te arrepientas de algo que te hizo sonreír.
Todo lo que no se intenta sigue siendo imposible y si no los persigues, los sueños se escapan. Por esto dicen que no es mejor el que más acierta, si no el que menos falla.


Prision heart.

''Me he perdido. Misma cara, mismos lunares, mismos pies, pero no la misma chica. No sé dónde, ni cuándo, ni cómo ni por qué, pero debí dar un traspiés algún día entre diciembre y enero, y ahora no tengo ni la menor idea de dónde ha caído mi ser. Mis sonrisas. Ahora tan sólo me queda callarme, ponerme los cascos, y esperar saber el camino de vuelta a casa.''

Es tan fácil lastimarme... siempre fui tan frágil. Puedo romperme al lado de alguien y que ese alguien ni siquiera se de cuenta. Me miro y solo veo a una niña tonta, demasiado inocente, más de lo que debería estar permitido. La ingenuidad lastima. El creer que las personas no mienten, el creer que no solo buscan un provecho para ellos... lastima. Y ahora mis ojos lloran porque lo veo, en el fondo veo que somos una sociedad superficial, aquí nadie se preocupa por nadie y así va a seguir siendo. Y luego, olvidarlo y volver a confiar. ¿Por qué? ¿Por qué no aprendo a desconfiar? Por qué siempre le otorgo alas a mi corazón si después sé que va a terminar chocándose con el mismo muro que ya conozco, la realidad.




La vida solo se vive una vez, co

Por eso cuando te dibuja el cielo una sonrisa, cuando el miedo divisa alegría sufría, concisa; confía precisa-mente en su habitáculo noctambulo, el lado oscuro del corazón, el tentáculo, el amor sin cálculo, aquella inocencia del párvulo; el ángulo rectángulo, reinauguro el coágulo por la sonrisa de los míos, por mis venas corren ríos de pasión y desafíos.
Una sonrisa, a veces algo tan pequeño puede representar la grandeza de un imperio y no sea serio, que la sonrisa no te cambie de criterio y la tristeza ya no es buena ni en el cementerio. Y si te ríes, que sea de verdad y no te líes, que solo te engañen a ti y todos tus traspiés; mis rubíes no se rallen si tienen las íes, que no se es menos si a veces a la vida sonríes. Ríes, yieh, fluye, sonríe; diferencia lo bueno de lo malo, confíe usted en su ciencia, solo una sonrisa me incorpora cuando ya no me queda paciencia, cuando la depresión me ahoga, llevo colgada una soga al cuello que se hace de rogar. En mis perpetuas odiseas, cuando tu paseas boca por esbozo me recreas; creas un mundo diferente, curas enfermedades de la gente y a veces eres valiente paseando de frente ante el peligro y riéndote del delirio del presente, y obediente a la razón del corazón sincero y real al salir de prisión y ves al sentimiento como vocación, en cada acción eres diferente con cada uno que te exprese.

¡Yo ya no me rio por dentro, sonrío por fuera es mejor, si te molesta lo siento, vive feliz mi interior!

Ahora sonrío y desafío a la tristeza, la invito a burlarse de sí, desde mi fortaleza; reza a la mía destreza, sufro un dolor de cabeza, eterno y enfermo regresa, besa, sonrisa, mi alteza… Pobreza no pesa, si esa risa se expresa, no pesa ese mal si eres un mineral, tu regresa; quizás te ha cogido por sorpresa y has fluido, huido del miedo y recibido amor por la sonrisa, risa de humor, que pinta el color y el rasgo de la cara y te alegra el corazón a pinceladas. No me dan arcadas por reírme, mi corazón no es una prostituta y vive libre.

Tú y yo sabemos que la realidad es fea... En este mundo Don Quijote mataría a Dulcinea


Cuando te quiero no estás, eres como el humo que por si solo se disuelve sin más. Hoy creo que me crecerán alas, por fin podré ir volando solo hasta Nunca Jamás. Si, y serás tú quien sepa todo, yo se que no necesito más el más mínimo rito de fe, que todo y nada se demuestra aquí quedándose en pie y que en estilo poco pueden competir con monsieur. Y que si me quedo contigo es porque quiero, haciéndolo descubro ese tesoro, porque para el alma no hay demoras cuando moras por mi corazón, se nota si mejoro, si, siempre que lo decoras... Bebo todos los días de ese ánfora, como desaforado lanzó algo más amplio, metáforas. Tengo un momento para que se lo regalamos al viento y vuelva con judías mágicas.
Todo lo que esperes será poco, todo lo que tiene es que buscar un bonito sitio loco y esperar como esperamos un eclipse, dibujando elipses en síntesis, lo hacemos como poco. Buscando otro sofoco, quiero encontrarte princesa, pero no conoceré el placer de ser eso tampoco; dime todo lo que te provoco, cuando te enfoque con el foco que se enciende si te toco. A veces quieres volver pero ya no puedes y cada vez más breve el recuerdo cede, al final ni adrede. Yo tengo la misión de sabotear la división, pero la ilusión de colorear otra ocasión y si no encuentro la felicidad, lo dejo, por eso nunca cejo, defínelo complejo, es pasión.
Consigo siempre una canción, tengo el ingrediente siempre listo para la acción, quiero que cojas la que más te guste, será tu elección. Que me busques y me guardes cerca de tu corazón. Si, cada aliento, cada latido y sentimiento están escondidos esperando su momento, no es infinito el firmamento, pero no podrás calcular nunca lo que siento.
Yo me pierdo en el viento, si, para llegar a ti, donde estés.
Y a la primera la vencida, ese es mi lema, pensar en esquema y no me saques de ese tema; mira, arrímate, con el calor que doy, abrígate y dame más besos de esos, nena, ilumíname.
''Sentado en un bar de cualquier parte del planeta, invoco a mi musa encima de una servilleta, sé que no es buen sitio para una mujer coqueta, mas cualquier alivia si la inspiración aprieta''

Mira, aquí la realidad no lleva trajes, ni caretas, Zaragoza es mi ciudad, mueve su viento la veleta

de la rara enfermedad del corazón de los poetas que les lleva sin remedio a convertir la vida en letra. A mí me gusta cuando escribo sobre un nuevo folio en blanco, pues mi verso es la semilla que florecerá en su campo, a veces tanto, tanto, tanto, que al final se queda en nada, y tu tonto, tonto, tonto, otro más de la manada. Que a dolores de titanes traigo tinta de colosos,versos de colores sinsabores deliciosos; fumo y toso, yo solo coso versos en la luna, mientras el humo se esfuma caprichoso. Y si el foso de mi sentir esta vacio pues rompo el papel y callo, y, me he hecho a dormir a esperar que cante el gallo, ya no rallo las paredes de las calles con mi nombre aunque vivo en, medio de un caos que llaman orden. Soy, de alma frágil, de verso ágil, un niño viejo con la lagrima fácil y el rap complejo, como un espejo solo reflejo miradas porque yo ya no me dejo engañar por las palabras. Si, aquí arriba solo hay piel y maquillaje, es debajo donde hace su trabajo el engranaje, de este viejo, viejo traje de poeta moribundo, que ya no tiene ganas de querer salvar el mundo.
Porque, mi rap es triste, pero intenta mejorar, antes de que la pelona le, venga a devorar, si te vas a enamorar no pidas explicaciones, yo solo suelo llorar por amigos y canciones. Así, que si me hablas no me vendas tu discurso, ya porque yo ya tengo tablas y aprendí algunos recursos, en el curso de este pulso que se llama vida loca, suelen decir la verdad los ojos antes que las bocas.
[...] Niña, no es por la moda, es por la soga que te ahoga, por lo que toda mi generación se droga, es por las horas que el triste reloj devora y por la sola soledad desoladora. Y yo no sé, si he nacido para arder o he nacido para dar sombra, yo solo sé que lo que escribo no se compra, y que en este mundo tibio que aun confunde amor con odio, yo solo encuentro alivio en el exilio de mi folio.

Sólo al soñar tenemos libertad, siempre fue así y siempre así será.







Su preciosa sonrisa cada vez más cerca. Esas palabras, además... Aún más cerca... Cada vez más. Cierro los ojos y ya no veo nada, ni con la mente, ni con el corazón; otros días, otras épocas, el mar, los recuerdos. Nada más. Me lanzo por fin, salto y caigo entre sus brazos, y me pierdo. Entre culpa y perdón al mismo tiempo. Perdida en su mirada.